miércoles, 29 de noviembre de 2006

Otro despacho de Profesor en Oxford


Esta sí que es fuerte. Un matemático. No creo que en la película podamos reflejar la realidad tal y como es, porque la gente no se lo creería. Decir que una persona normal que da clases tiene así su despacho es realmente fuerte. La realidad penetra analmente todos los días a la ficción.

5 comentarios:

callahan dijo...

eso más que un despacho parece la casa de un viejo de esos que salen en Gente con el síndrome de Diógenes. Si buscas seguro que hay un gato muerto por algún sitio.
Ánimo abuela, estamos contigo.

koji dijo...

¿No has oído hablar de la teoria del caos?

Seguro que has tocado algún papel y le has jodido la tesis doctoral al tipo ese...

La Señora Mayor dijo...

la teoria del caos... hablamos de ello en la historia. Seldom la utiliza para reírse de Martin.

Alex Perez dijo...

Te lo confirmo Alex, mi profesor de Didactica de la Música de la Universidad tenía el despacho igual o peor!

Miss Julie dijo...

Debe ser algo que acompaña a las neuronas de determinados intelectuales o artistas. Cuentan que Antonio Machado recibió aunos catedráticos en su despacho y para desocupar una de las sillas tuvieron que quitar un plato con huevos fritos resecos.
No soy ordenada, pero no tanto como para ser genial, ¡qué asco la mediocridad!