viernes, 25 de abril de 2008

sábado, 19 de abril de 2008

articulo de Alex Cox en The guardian

Cox, que es maravilloso, habla de la película en The Guardian, nada menos. Un auténtico placer. Gracias, Alex.,,2274266,00.html
I gave my right arm to be in this film

As he's slowly dismembered on the set of The Oxford Murders, Alex Cox gets a close-up look at Latin film-makers' love affair with Englishness

Friday April 18, 2008
The Guardian

Box clever... Alex Cox (on the bed)on the set of The Oxford Murders

A film-maker friend of mine, Alex de la Iglesia, emails me. I haven't heard from him since we had dinner in Madrid, years ago. Alex is to direct a film in England, The Oxford Murders, and is wondering if I have the personal phone numbers and email addresses of a couple of notable British actors - Richard Burton and Laurence Olivier, or similar. As a matter of fact, I do have Dick's and Larry's personal emails and cell numbers, but no way am I handing this priceless info over to a rival director. Instead I recommend a) that Alex find his actors via Equity or a casting director, and b) that he offer me a part.
Article continues

Back-footed, poor Alex agrees: yes, indeed, there is a role in The Oxford Murders for his old friend. And so, six months later, I am locked, half-naked, in a wooden box in an abandoned hospital in the East End of London, playing a mathematician called Kalman.
Kalman is a great part. He exists only in flashbacks, and (since flashbacks are usually mute) there is no scripted dialogue. He starts off a young chap in the 1970s, with sideburns, wide lapels and garish ties: the makeup people give me fresh, prosthetic cheeks, my own being too old and sunken. This is just the beginning. Kalman is an Oxford don, driven mad by his inability to solve a complex mathematical quandary. His laboratory becomes a lair; he showers in the kitchen; he throws computer monitors through the window (yay!). In addition to going mad, Kalman develops horrible cancers: both his legs fall off. He gets to buzz around in an electric wheelchair for a while, carrying a skull. Then one of his arms falls off, and he's last seen lying naked on a hospital gurney, writing one word repeatedly with his remaining hand.

To help me portray this sadly-dismembered character, the special effects team squeeze me into a wooden box hidden beneath the gurney. Only my shoulders, head and arm protrude. Behind them, a rubberised cast of my torso and stumps is affixed. Makeup is applied to this, so as to make it more lifelike. My "good" arm is placed in a metal frame festooned with screws and spikes. "Stay in there as long as you can," the effects guys tell me. "It takes a while to put you back together, so we'll lose about half an hour every time you get out."

Then everyone leaves, to finish a scene in another part of the hospital. I remain in the box, ruminating. Make the production lose half an hour? Never! No matter how much I might want to get out of this uncomfortable, clammy box, there is no way I, a brother director, will waste even a minute, much less half an hour, of Alex de la Iglesia's precious shooting time.

I wait in the box.

Alex's crew - camera, art department, costumes - are fast-moving, highly professional, funny. They're almost all Spanish, with some bilingual Limeys thrown into the mix. Seemingly the quintessential English academic detective yarn, The Oxford Murders is actually entirely Latin in its provenance: a book by a young Argentinian (like Borges, playing the mathematical detective game), set in a magical-realist Oxford of sexy babes, son et lumière, and gun-totin' police constables. The script has good moments (the Kalman scenes are the best, of course!); but what is it that has drawn Alex to this material - so different from those visceral, original, action-and-assault comedies he made in Spain?

Lying in my box, I think of Mexican directors whom I know, who have worked here. Alfonso Cuaron has made two studio stocking-stuffers set in England-land, and one genuinely thought-provoking film about Britain: Children of Men. Great Expectations and 'Arry Potter are studio product; 20 years ago they would have been directed by one of the Scotts, or Alan Parker. But Children of Men seems like something personal: an honest foreigner's horrified reaction to the grim, angry, imperious, impotent, stoned reality of Blighty. Certainly, the ending is sentimental: who cares if we all stop having kids? A massive fall in human numbers means more affordable housing and higher pay for the survivors. It doesn't necessarily imply hordes of zombies roaming the countryside. But Cuarón's vision is intense, often spot-on, and doesn't aim to please.

These Kalman hospital scenes are weird beyond anything in Children of Men - but that's the point, I suspect: they're an opportunity for Alex to cut loose from the "Englishness" he must celebrate elsewhere. One of the PAs brings a cup of tea to my box. He's wearing a Barbour jacket. Alone, again, I consider how middle-class Spaniards dress on the streets of Madrid: there are more Barbour jackets in the Spanish capital than in the rest of the world combined. They know how horrible we English are (Torremolinos, anyone?), yet still seem to retain a notion of Britain as a land of faux-fox-hunting, five-o'clock tea, and Mr Sherlock Bloody 'Olmes.

I lie in my box. The metal screws dig into my arm. But I do not complain. Indeed, the weird torture apparatus around my arm recalls another Latin incursion into fantasy a la inglesa: Guillermo del Toro's Pan's Labyrinth. This film fits neither the model of a Mexican director working for Hollywood, nor of ambitious Spanish producers trying to break into the "international" (ie, English-speaking) market. It's a Spanish-language film, intended for the Spanish-speaking market; yet its fantasy language is utterly English, old chum - drawing on everything from Arthur Rackham to Alien. If truth be told, however, its English fantasy-stuff is window-dressing; Del Toro's film is a masterful fairy-story of a more subversive kind: of a Spain in which the partisans won, and the fascists were defeated.

Is Pan's Labyrinth - a film written, directed and produced by Mexicans working in Spain - the best result of this Latino-English cross-pollination? Children of Men's sheer horror of London still takes some beating. And, in The Oxford Murders, Kalman's story is frankly extraordinary! By now I am delirious. I wait in my box.

At last the crew arrive, and the lights are set. Here come the director, and my fellow cast members. I'm entirely stoked because this scene features another brilliant academic, played by John Hurt. John's character is supposed to come into Kalman's hospital room, and look down pityingly upon his former friend.

Kalman, by now, is entirely mad: grinding his teeth and writing, over and over again, a woman's name. In our first take, I make eye contact with John, and he bursts out laughing. On take two, it is the same. There I am, a pitiable figure, groaning hideously. All he can do is laugh. Trapped in my box, I am corpsing one of Britain's finest actors. We decide not to make eye contact. On take three, I gaze at the floor, and John looks sadly past me, shaking his head. Cut! De la Iglesia is happy, and the show rolls on.

In short order, the torture device is deconstructed, and I am let out of the box. Rosa, the very kind producer, presents me with a glass of traditional English beer. This is a wonderful-tasting beverage, which I plan to sample again soon.

My last scene on The Oxford Murders involves the younger Kalman walking through a hospital, greeting his patients. (I know I said he was a mathematician, but he's also a doctor, see? I really must read the script next time ...) Alex is there ahead of me, working with the extras. Though his English is excellent, he doesn't say a lot to the main actors - always very courteous, he usually lets them get on with it. On this occasion, though, he's deep in conversation - listening to suggestions, trying out different possibilities.

Both these extras have Down's syndrome. Watching my director working so hard with them, so willingly, and clearly having a productive and rewarding time, I think about the films which De la Iglesia is best known: outrageous, surreal, offensive comedies like Acción Mutante, films starring non-traditional and "disabled" actors. I'm sure The Oxford Murders will prove a chilling tale of horror, mathematics and suspense, just as Harry Potter is a splendid story of English secondary school life; and 28 Weeks Later, another studio flick helmed by a Spanexican, is a fine depiction of traditional English zombie lifestyles.

There is more than one kind of box. There are boxes under gurneys, awaiting unwary actors. And there are bigger boxes, ingenously wrought, and harder to escape, called England-land, and Anglophilia, and safe, generic film-making. Directors do their best work outside them.

· The Oxford Murders is released next Friday.

sábado, 12 de abril de 2008

always look on the bright side of life...

Aquí, Jorge con unos Beefeater. No, nos fuimos de copas. Se trata de una discusión entre Jorge y yo, graciosísma. El decía que los tipos de rojo de la torre de londres son beefeaters. Yo recordaba de la Marca Amarilla que su nombre era YEOMAN. Bueno, pues uno de ellos nos dijo que se llamaba Beefeater, y lo acepté felizmente porque en aquel momento yo no recordaba lo de Yeoman. Luego apareció al verlo en un libro. ¿Cómo iba a tener razón si ellos mismos decían que se llamaban Beefeaters? Luego nos fuimos a ver la OXO TOWER y luego unos docks, y luego el Big Ben (¿Sale en la pelí? Sí), y luego... luego vimos SPAMALOT. Sí, nos fuimos al teatro a ver el musical de Monty Python. Increíble ejercicio de diversión DE PROPORCIONES METAFÍSICAS.

Some things in life are bad
They can really make you mad
Other things just make you swear and curse.
When you're chewing on life's gristle
Don't grumble, give a whistle
And this'll help things turn out for the best...

And...always look on the bright side of life...
Always look on the light side of life...

If life seems jolly rotten
There's something you've forgotten
And that's to laugh and smile and dance and sing.
When you're feeling in the dumps
Don't be silly chumps
Just purse your lips and whistle - that's the thing.

And...always look on the bright side of life...
Always look on the light side of life...

For life is quite absurd
And death's the final word
You must always face the curtain with a bow.
Forget about your sin - give the audience a grin
Enjoy it - it's your last chance anyhow.

So always look on the bright side of death
Just before you draw your terminal breath

Life's a piece of shit
When you look at it
Life's a laugh and death's a joke, it's true.
You'll see it's all a show
Keep 'em laughing as you go
Just remember that the last laugh is on you.

And always look on the bright side of life...
Always look on the right side of life...
(Come on guys, cheer up!)
Always look on the bright side of life...
Always look on the bright side of life...
(Worse things happen at sea, you know.)
Always look on the bright side of life...
(I mean - what have you got to lose?)
(You know, you come from nothing - you're going back to nothing.
What have you lost? Nothing!)
Always look on the right side of life...

A la salida del espectaculo tenía un SMS co la respuesta correcta al enigma YEOMAN-BEEFEATER, que no os diré cuál es. El caso es que cenamos en un indio y nos reímos aún más.

viernes, 11 de abril de 2008


Comenzando el recce, ayer. Duncan, para los que recuerden el rodaje, era mi jefe de localizaciones en Oxford, y vuelve a serlo en THE YELLOW "M".


Bueno, me queda un ratito para que vengan a recogerme. Hoy es el ultimo día, mañana vuelvo a Madrid. Vamos a ver el resto de localizaciones que nos quedan, estoy ansioso por ver los muelles y el edificio OXO, donde comeremos. Ahora hay un restaurante. Elijah volvía a Los Angeles hoy. Qué bueno ha sido el reencuentro.


Aqui estamos después del programa de televisión de Elijah. Presentó la película en Primetime -wonderful- y pudo traerse a su grupo, que tocaba en el programa ( La idea era ir a buscarle y después ir a cenar. Al final nos tragamos todo el programa, sentados en una sala al lado del plató. Los personajes que por allí rondaban eran míticos: una señora que mantenía su look punk, con unos cuarenta tacos, una cantidad inimaginable de geeks y nerds dando vueltas ocupadísimos en nada, un enano, la novia del enano, encantadora... (bueno, las risas de la novia viendo cómo actuaba el enano en el show eran para escribir una tesis doctoral: creo que se sentía orgullosa, pero a la vez nos miraba buscando apoyo. Luego volvió el enano y se fueron juntos). Nosotros mismos, confused spaniards, comiéndonos el catering... El programa parecía una especie de Buenafuente con dos Old Queens del Channel Four. Justin Lee Collins y Alan Carr en "friday night proyect". Extraordinarios humoristas británicos. ¿Por qué lo hacen todo bien? Bueno pues, justo cuando empezábamoa a cabecear sobre los canapés, la cosa acabó y pudimos saludar a los cómicos, y después largarnos, pero sin Elijah, que se quedó a brindar por el programa. Absurdos de la vida. Fuimos a cenar a un indio llamado MOMO -o algo parecido-. Pedí un exceso de merguez y tagine de cordero. Luego nos entró el cansancio existencial, y disparados al hotel, pero el tráfico estaba fatal y el viaje costó lo suyo. Me temo que no voy a caber en los asientos de IBERIA cuando vuelva. En España, régimen. Sin concesiones.

jueves, 10 de abril de 2008


Un día duro de localizaciones. Preparando la segunda versión del guión, jorge, franck, verane y yo nos hemos recorrido las localizaciones de la marca amarilla una a una. la mañana la pasamos en la Abadía de Westminster. Los iniciados se preguntarán porqué, pero pronto encontrarán respuesta... Si saben atar cabos. Después fuimos a la National Gallery a contemplar el cuadro de Velazquez... Otro asunto misterioso. El caso es que por fin hemos encontrado la casa de Blake y Mortimer, que no se encuentra en el 99 de Park Lane, sino en el 94, nada menos! Jorge dice que entra en la casa a través del tejado del 99, y luego se cuela en la ventana del 94, pero está un poco pillado. Bueno, podéis ver la casa real y la casa del tebeo. Increíble momento.

Krispy Kreme

Bueno, fuimos a cenar con Elijah y Leonor, y Mariela y los distribuidores ingleses, y también vinieron Franck y Verane, los productores franceses, y luego estaban las chavalas del Junket -qué misterio, el junket-, y después fuimos a tomar una copa pagada por NADIE en un bar, para celebrar el pase de la película. Alli estaban nuestros amigos escoceses del rugby, que vinieron de no sé dónde a decir solamente "hola", y a invitarnos a un campeonato de rugby, como siempre. Y además estaba el resto del crew, el maravilloso hombre del sonido, Paul, y Cristina, la production designer, y su ayudante, que está muy buena y dice que huelo bien, y Paul, el asistente, que el otro día me trajo unos doughnuts KRISPY KREME de regalo, como los de HARROD´S, como en el rodaje, y en fin, mucha gente. Un impacto emocional importante ver las caras del equipo de nuevo, después de tanto tiempo. Impresiona ver a uno de los eléctricos, Dios que tío tan simpático, que me invitó a una copa y a muchas cosas más, al que quería tanto, con el que me emborraché tantas veces. Lo jodido es que no recuerdo su nombre. La condición humana es así, olvidas lo más importante, y recuerdas lo superficial y desagradable, lo chungo, lo mediocre, que se presenta en tu cara imposible de borrar. Como en los viejos tiempos, mañana hacemos recces para localizar las nuevas locations de THE YELLOW MARK y hoy, en la madrugada, os cuento qué ha pasado, Como siempre, como tiene que ser, como Terele, tocado por la ingestión de diferentes alcoholes perjudiciales para la salud y mi aspecto personal, profundamente deteriorado por las circunstancias, pero emocionado a la vez porque me da la sensación de estar on the road again. Qué sencillos somos los humanos. Oh Dios, que necesario es esto, y a la vez que inútil. Todo lo bueno es indescifrable, sutilmente frívolo, radicalmente prescindible, desagradablemente necesario.

miércoles, 9 de abril de 2008


Buah, me bajo ahora mismo. todo el dia. Espero poder soportarlo con dignidad. In a Garci Way.

martes, 8 de abril de 2008


Aquí en la habitación del SOHO HOTEL esperando a que aparezca Dani. Esta noche cenamos con Elijah y vamos a ver un grupo de música con los que quiere trabajar. Habrá que llevarlo con entereza, porque somos hombres de bien.

lunes, 7 de abril de 2008


Y mientras, preparando el proyecto secreto. ¿Qué es el proyecto secreto? Algunos del blog están informados. Pero espero que mantengan su discrección. En cualquier caso, a la vuelta de Londres pondré en marcha un blog o incluso una página web acerca del proyecto secreto. ¿Tiene algo que ver con la Marca Amarilla? Respuesta: no. Es algo que voy a hacer ANTES de la Marca Amarilla, algo que se rodará este verano. ¿De qué va? No puedo hablar de ello, es secreto. ¿Podría dar alguna pista? Sí. No es una película. Pero es cine. ¿Cuál es el plot? Dadaísmo idiota. Regressus ad uterum. Eugene Gene Wesley Roddenberry versus Daniel Thomas O'Bannon versus Juan Piquer Simon. Sí, el círculo se cierra, volvemos a invocar a los grandes dioses. La puerta dimensional se abre, tras pronunciar las palabras esenciales: KLAATU, BARADA, NIKTO.

viernes, 4 de abril de 2008


Tras innumerables aventuras de vuestros héroes Giorgio y Alessandro en el Trastevere (donde hicimos trastadas), esta mañana nos hemos levantado formales a las ocho para ir en coche a Bologna. Hemos tardado tres horas y media, aproximadamente, acompañados por nuestro espléndido driver Estefano, un hombre impecable y divertidísimo, sin duda alguna la mejor persona que hemos conocido en este viaje. ¿Por qué siempre los conductores son interesantes?
Llegamos justo para la multitudinaria rueda de prensa en la que se nos plantearon jugosas preguntas. Mi cerebro, entumecido, notoriamente perjudicado por la ingesta de diferentes alcoholes la noche pasada, no se dignaba a funcionar, pero la experiencia adquirida en estos casos lo solucionó con solvencia. Cuando te han hecho la misma pregunta más de veinte o treinta veces puedes responder directamente, sin pasar por las conexiones neuronales. Luego hemos ido a comer a un sitio típico donde pedí Tortellini in brodo, como pasta en sopa, que es lo que hay que pedir en Bologna, según la gente de Roma. Ahora escribo esto y contesto mails. A la noche presentaremos la película y haremos el viejo y consabido Q&A con el público. Mañana volvemos a Madrid. Así son las cosas y así se las hemos contado.

jueves, 3 de abril de 2008


Lo de cinecittá ha sido impresionante. Gracias a Warner tuvimos una visita guiada, porque efectivamente, como ya alguno ha comprobado por propia experiencia, el lugar no se visita. A nosotros, afortunadamente, nos recibió la directora de los estudios, una italiana simpática, acompañada por dos mujeres preciosas que hasta nos contaban anécdotas jugosas de Fellini en los estudios.Qué momentazo, muchachos. Pero lo que verdaderamente nos cautivó fue descubrir que una de ellas era, nada más y nada menos que la novia de Sandokán, lady Marianna Gillonk, la extraordianria actriz Carole André, a la que veneraba secretamente. No me atrevía a revelarle mi admiración y mi respeto porque sólo soy un vasco grosso repugnante, pero el impacto anímico fue tremendo. Allí estaba ella enseñandome Cinecittá... Dios. Oh, Dios.
Y allí estaban. Sabíamos que había leyendas que decían que habían ardido, pero realmente están intactos, prácticamente intactos: los colosales decorados de la serie ROMA de HBO. Y no sólo eso. Parte de los decorados de GANGS OF NEW YORK, y parte de los decorados de una de las secuelas del EXORCISTA, maravillosos, y un PUEBLO MEDIEVAL ENTERO y completo, y todos los miticos stages de Fellini, el mítico 5, donde rodó LA DOLCE VITA, y más y más. Bueno, la sala de las escayolas... Llenas de miles de estatuas y props antiquisimos y recientes...
Luego nos enseñaron la absoluta leyenda de las leyendas, el despacho de Fellini, conservado como una reliquia. Me recordaba tambien al despacho reliquia de Walt Disney en Disneylandia... Su sombrero, su bufanda, sus gafas, las estatuas de Casanova, las armaduras... la cabeza que surge del agua... Allí estaba en el jardín... Sus dibujos, los pósters de Manara, en fin, cientos de objetos religiosos. Esta última parte me dió un poco de tristeza. la habitación olía a cerrado, a húmedo. Todo conservado como si fuese un santo, una persona divina que jamás resucitará. Todo Cinecittá tiene algo, sientes algo especial, como si se conservase algún tipo de energía. Como en Poltergeist.
Para la secuencia con Anita Ekberg, por cierto, construyeron la fuente (en decorado) en Cinecitta, vi las fotos, y en la fontana de Trevi sólo rodaron un general.... Siempre mintiendo, los del cine. Por cierto, la foto es de George.

miércoles, 2 de abril de 2008

Desde Roma

Tras los días en Francia, empezamos el lanzamiento en Roma. Hemos tenido una rueda de prensa, docenas de entrevistas para television, periodicos y radios y ahora me encuentro en el hotel EDEN intentando recuperar mi cerebro. No por el trabajo, que se ha llevado bastante bien, sino por los INCREIBLES espaguetis que he tenido la oportunidad de saborear en el restaurante AL MORO justo al lado de la fontana de Trevi. Dios, qué placer.
Por cierto, la pelicula tambien va como un tiro en Francia. El primer fin de semana fue un éxito. Está mal que lo diga yo, pero es que si no lo digo yo, no lo dice nadie. Mañana vamos a ver CINECITTA con Jorge, porque planeamos grandes acontecimientos.

domingo, 23 de marzo de 2008


Franck es mi productor francés, con el que rodaré LA MARCA AMARILLA. Este martes se publica el último álbum, que transcurre en Africa. Es un acontecimiento editorial sin precedentes. Personajes de cómic ocupando las portadas de las revistas. Francia es increíble. Los tebeos les importan más que nada. Esto fue en un pase de la película. Franck también es el distribuidor de Los Cronocrímenes, de Nacho.

En Toulousse

Una charla en la Fnac de Toulousse. Lo bueno es que había una exposición de originales de los Simpson, la película, y me regalaron uno autografiado.

Elefante mecánico

Lo mejor de Nantes, un enorme elefante mecánico de hierro y madera, rememorando los inventos de Verne, en un estilo gótico victoriano irreprochable. Lo más alucinante es que se movía, andaba, movía la trompa, la cabeza, las patas, echaba agua y bramaba con una enorme trompeta interior. Dentro, un saloncito, en las tripas. Este miércoles se estrena en Francia Los crímenes.

sábado, 22 de marzo de 2008


Después de varios días en Nantes, en el festival, donde tuve la oportunidad de disfrutar de la inestimable compañia de Nacho Vigalondo, vuelvo a madrid para retomar mis actividades. Siento no haber escrito con la asiduidad habitual, pero las cosas se complican, a veces. A ver si con tiempo os puedo narrar el incomparable momento en el que Claudia, mi hija de cuatro años, vomitaba en el TGV ante la estupefacta mirada de los impecables franceses, salpicados en la turbia operación.

viernes, 7 de marzo de 2008

Ha muerto Gary Gygax, el creador de mundos.

Gary Gygax, el gran hombre, el visionario. Es terriblemente trágico descubrir que uno ama algo cuando lo pierde. Nunca habría llegado a imaginarme que me afectaría esta noticia tanto como me ha afectado, es absurdo, incluso ridículo. Volviendo de Burdeos en avión leí la noticia en el periódico. De pronto he notado sobre mí el paso del tiempo. Hace unos días colgaba unas fotos de Dwarven Forge, un complemento para el juego que hacen unos locos en Illinois. Lo compro por comprar, no juego. Sólo por sentir en mi paladar el sabor del antiguo juego, de algo que no ocurrió, pero podía haber ocurrido. Es lamentable, siento nostalgia de un pasado inexistente. Ahora me doy cuenta de que él ha muerto y el tiempo pasa como un vendaval sobre nuestras efímeras existencias, hojas de personaje escritas garrapateando cifras al azar, con unos dados con demasiadas caras. ¿Tiene sentido? Algo sí. Tienen sentido las horas en las que hemos estado al otro lado. Hemos utilizado su puerta dimensional para salir del horror y hemos viajado a un mundo absurdo donde sólo se puede vivir con unos puntos de golpe y una espada de dos manos, protegidos por una armadura de cuero viejo, frente a unos pasillos oscuros, húmedos, infestados de seres extraños. las antorchas siempre se apagaban. Sé que él no quería que lo viéramos en un ordenador, ni siquiera con muñecos: el Gran Viaje es mental. Exclusivamente mental. Sólo papel y lápiz como únicas drogas. ¡Timothy Leary de las mesas de juego, descansa en paz! Los que todavía no hemos pasado de nivel te saludan.

domingo, 2 de marzo de 2008

Dwarven forge

Es un Slide de una obsesión arcana. Los hacen en Illinois, en piezas pintadas a mano. Los que no conseguimos superar la seucencia de E.T. en la que unos chavales jugaban a D&D en tres dimensiones. Compré en Londres la edición de Dalmau Carles, y luego me descolgué en la segunda, para reengancharme en la tercera. Como una adicción eterna, volví a caer. Y ahora me lo traen en paquetes de Illinois. Se que muchos no saben de qué estoy hablando, pero leer las declaraciones de Jaime Rosales en EL PAIS me ha dado fuerzas.

martes, 26 de febrero de 2008


Perdonad la demora, ando liado.
me apetece compartir con vosotros este artículo-carta que sale mañana en EL MUNDO. Es sobre el Oscar a Javier Bardem...

Querido Javier:

Como es tan difícil dar contigo, se me ha ocurrido aprovechar la oportunidad que me brinda este periódico para escribirte una líneas. Me dicen que hable de tí, que cuente mi experiencia trabajando contigo. Y no me apetece. Me apetece más hablar de lo que siento. A mí me gustaría que conocieras, lo primero de todo, la alegría inmensa que me llena al poder escribirte esta carta y compartirla con todo el mundo. Es que, Javier, te escribo porque has ganado un Oscar. Ahora que se lleva permanecer impasible ante la excelencia, y despreciar con desdén lo que sobresale, ahora, precisamente ahora, has ganado un Oscar. Dan ganas de gritar de alegría. Lo primero que me sale decirte es que siento orgullo. ¡Qué orgullo ver a un amigo en la ceremonia de los Oscar! Qué sensación de satisfacción plena descubrir a una persona a la que quiero recibir el mayor de los galardones. Recuerdo haber alucinado cuando era joven con el Kodak Theatre y sus estrellas, rostros míticos e inalcanzables. Pero este año, Javier, estabas tú entre ellos, y les ganabas. Y les ganabas porque eres el mejor. Eso es duro, y a tí no te gusta que hablen de ello. Pero yo puedo decirlo, porque soy un bocazas. Algunos creerán que lo digo porque eres mi amigo, porque hemos compartido momentos maravillosos juntos. Incluso te recordaré que he vivido junto a tí algunos de los episodios más felices de mi vida. Pero no es por eso por lo que escribo este artículo. Lo hago para dejar claro que con este Oscar se está premiando sencillamente tu trabajo, tu trabajo duro y esforzado de años, donde has dejado la piel y muchas cosas más. Esto es el resultado de una entrega absoluta a la profesión, que te ha costado sudor y muchas lágrimas. Quiero dejar por escrito mi respeto y mi admiración a tí, Javier, que no tienen nada que ver con nuestra amistad. Respeto por tu talento, tu inteligencia y tu paciencia. Admiración por los resultados. Como espectador, hay veces que estás por encima de lo imaginable. Como técnico te diré que siento envidia de todos los que tienen la suerte de trabajar contigo. Ultimamente los que hacemos cine español no tenemos buena prensa. Gracias por marcar la diferencia. Gracias por demostrar de una manera tan ilustrativa que al menos algunos no parece que lo hagan tan mal.

Alex de la Iglesia

jueves, 14 de febrero de 2008

En fin.

Marzo y Abril estaré bastante fuera, amigos. Tengo estrenos en todas partes. Hasta en Australia. Alguno me preguntaba cómo va la marca amarilla. Viento en popa, rodaremos en Londres, en Méjico y montaremos los decorados en la ciudad de la Luz. Empezaremos el año que viene. No hay todavía noticias de casting.

miércoles, 6 de febrero de 2008

domingo, 3 de febrero de 2008

Testimonio de un técnico de cine

Acaba de colgarlo un anómino en el anterior post. Lo saco y publico aquí porque merece la pena leerlo.

Hola tengo 34 años, trabajo en cine, consigo malvivir con lo que trabajo, de momento trabajo fuera de mi ciudad (Madriz) asi que no me da tiempo a alquilarme un piso compartido. Mi campamento base es casa de los padres. Como trabajo fuera tres meses si, dos no y asi me va, pierdo el contacto con algunos de los colegas, mis sobrinos casi ni me reconocen, tengo dermatitis atopica porque cada vez que acaba un rodaje me estreso al pensar cuando será el siguiente: un mes, dos meses, cuatro meses sin trabajo? Adelgazo en rodaje, engordo en casa. De novio ni hablar haber quien aguanta a una que no se sabe si viene o si va. Me compre un coche de tercera mano, porque no me daba pa mas, y en muchas ocasiones la productora no me paga el viaje de ida por falta de presupuesto. Lo que ahorro con las dietas de un desplazamiento me da para vivir un mes. No me drogo, si bebo alcohol, las fiestas las justas y no me follo a famosos (como piensa mucha gente que es esto del cine). Quizas podria ser un drama, pero estoy enganchada a este oficio. Y aun asi, cuando llego a mi campamento base, tengo que aguantar a gente que se piensa que esto del cine es pedir una subvencion, juntar a un grupo de amiguetes en paro y darle al on.
Si tan facil es, y tan fiestero, y tan divertido... ¡hagamonos todos directores de cine!
Adicta al cine (del mundo)

viernes, 1 de febrero de 2008


Publico un artículo que he mandado a El PAIS, con la esperanza de que lo publiquen.

Carta a El País de un cineasta del país

El otro día tuve oportunidad de leer un artículo (sin firmar) en la página de opinión de este periódico poniendo a parir al cine español en su conjunto, recomendándonos a todos poco más o menos que lo dejáramos y nos dedicáramos a otra cosa, que les haríamos un favor a los espectadores, hartos de nuestra torpeza. Si hablasen de mí lo entendería, porque para eso me pagan. Es mi trabajo y estoy acostumbrado. Pero lo que resulta indignante es que se juzgue con esa pasmosa ligereza a todo un gremio, a la profesión en su totalidad. ¿Se imaginan a alguien diciendo “todos los escritores de este país son aburridos”, o “los pintores españoles cansan con sus cuadros de siempre”, o “basta ya, por favor, de zapatos españoles, preferimos los americanos”? Lo que realmente duele de estos palos no es la rotundidad con la que se formulan, sino todo lo contrario, lo alegremente que se escriben, como sin darles importancia. Da la impresión de que no afectaran a nadie. Y ahí se equivocan, porque el cine español no sólo somos cuatro torpes directores sin talento, sino cientos o miles de profesionales que viven de nuestras películas, muchas familias que tienen que buscarse la vida haciendo cualquier otra cosa, porque esto del cine cada vez se lo ponen más difícil.
Nadie nace sintiéndose parte de eso que se llama cine español. De hecho, cuando era joven era tan idiota que creía que mis películas iban a cambiar las cosas. Después de mi primer estreno, en una cena, los de la mesa de al lado subían la voz para que les oyera decir “puto cine español, a ver cuándo aprenden a hacer cine”. Entonces fue cuando me dí cuenta de que formaba parte de esto, lo quisiera o no. Y ahora, cuando conozco no sólo el manido término, sino los profesionales que lo componen, estoy orgulloso de estar ahí, porque sé lo increíblemente doloroso que puede llegar a ser un rodaje, el milagro que supone el estreno de una película en un cine, y no digamos que sea un éxito. Yo no puedo quejarme. Soy un privilegiado, pero intento no perder la perspectiva: amigos míos no tienen la suerte que yo. He visto peliculas magníficas que no duraban una semana en cartel y desaparecían para siempre. Por eso me gustaría comentar ese artículo. No sólo hablaba de mí, hablaba de amigos míos. Es cierto que no tengo ninguna necesidad. No es nuestro trabajo hablar de cine, sino hacerlo, pero tengo la sensación de que es importante responder: si callamos parece que estamos de acuerdo, y os aseguro que no es así.
El artículo comienza hablando de cifras, y viene a decir que el cine español ha perdido 6, 5 millones de espectadores. Estos datos dieron la vuelta a España en todos los periódicos. Lo gracioso es que, siguiendo esas mismas cifras, el cine “extranjero” ha bajado 12, 5. Casi el doble. Osea, que la noticia real es que todos los cines bajan, el francés, el inglés, el americano… No sólo el español, que curiosamente baja menos que el resto. Baja el cine porque todo el mundo tiene uno en casa, con Dolby Digital. El culpable es el DVD, lo sabe todo el mundo. ¿Por qué cargar las tintas sobre el cine español? No lo entiendo.
Otra noticia falsa que nos tuvimos que tragar esos mismos días señalaba que la película más taquillera del año pasado fue “Piratas del Caribe 3”. Bueno, pues resulta que el Ministerio de Cultura no contabilizó los tres últimos meses (no me pregunten porqué). Contando el año entero, la más taquillera del año pasado fue una española, “El Orfanato”, la espléndida película de Jose Antonio Bayona. ¿No es asombroso y terrorífico que nos echemos piedras a nuestro propio tejado?
En el artículo se menospreciaba, al mismo tiempo, el éxito de Javier Bardem y Alberto Iglesias con sus nominaciones a los Oscars, porque el trabajo de ambos “se enmarca en producciones Hollywoodenses”. ¿Menospreciarían los británicos el trabajo de John Hurt en mi película porque trabaja en una producción española? Además, ¿en qué industria cinematográfica han visto los americanos el trabajo de Javier y Alberto? ¿en la coreana? Dice el artículo “No es exactamente el cine español lo que se reconoce en los galardones”. ¿Qué pasa? ¿Un actor o un músico español deja de serlo porque trabaja fuera? ¿Deja de ser español Fernando Alonso porque trabaja con Renault?
El último párrafo es realmente cruel. “Con unas cuentas o con otras, parece demostrado que el cine español interesa cada vez menos”. Yo creo que está ocurriendo exactamente lo contrario, tras los últimos éxitos de El Orfanato, El laberinto del fauno, 13 rosas, Rec, y tantas otras, entre ellas la de un gordo impresentable que era número uno en taquilla el mismo fin de semana que se publicaba el artículo. Y ahora, ¿qué película es la más vista? Mortadelo, y no me parece precisamente una película extranjera. Dice el artículo que nos limitamos a “tres o cuatro fórmulas” –la guerra civil, el drama social, y la comedia de costumbres-. ¿Es eso cierto? Creo que no. No ahora.
El cine de género ha vuelto, vemos películas de terror, suspense, vemos comedias y dramas, y además las nuevas generaciones apuntan alto: Los cronocrímenes, la estupenda película de Nacho Vigalondo, tiene dificultades para estrenarse aquí, en España, pero no para estrenarse en Estados Unidos. Las películas que se hacen en este país puede que sean mejores o peores, como todas, pero no son previsibles. No más que las de Hollywood, se lo aseguro, y si no pregúntenselo a Sandra Bullock. A todos nos gustaría poder ser igual de previsibles que “piratas del caribe 3”, pero no podemos porque necesitaríamos aumentar nuestro presupuesto unas cien veces para rodarla, y quinientas veces para promocionarla. Sin embargo, luego competimos en igualdad de condiciones y Jack Sparrow nos saca de los cines porque necesita nada menos que ochocientos cincuenta.
Y por último, el artículo suelta la famosa puntilla de las subvenciones. Por favor, no le hablen de las subvenciones a mi mujer porque se les echará al cuello. Una vez decidí producir una película, se llamaba 800 balas. Tuve que hipotecar mi casa para pagar los intereses de los créditos, y así poder rodarla. Todavía tiemblo al pensar que puse en peligro a mi familia por una película. La famosa subvención me llegó un año después del estreno, y con ella pagué lo que debía en hoteles y pienso para los caballos. Quieren dar a entender que vivimos del cuento, y no es así. Las subvenciones ayudan, para eso están, como ayudan las que reciben los del teatro, los deportistas, los agricultores, o tantos otros. Pero no protegen. Yo no puedo comprar naranjas marroquís en España, aunque se encuentren a 14 Km. y sean diez veces más baratas. Tengo que comprar naranjas del país. ¿Se imaginan que ocurriera lo mismo con el cine?
Los productores en España se juegan la piel, para después verse menospreciados en los periódicos. La gente no lo sabe, y por eso escribo el artículo. Creen que los del cine vivimos una fiesta contínua, rodeados de canapés y champán. Y así debe ser, porque nadie va a ver una película de alguien que nos aburre con sus problemas. Ahora bien, otra cosa es proyectar una visión malintencionada de nosotros. Las cosas que decía ese artículo no son ciertas. El público, a mi entender, y dicho desde la más profunda humildad, sigue apostando por nosotros, eso dice la taquilla. Son algunos medios de comunicación (por razones que no voy a entrar a considerar aquí) los que intentan cambiarlo.

Alex de la Iglesia

domingo, 27 de enero de 2008

Planes diabólicos

LUGARTENIENTES 1 y 2: ¡¡Señor, la confabulación británico-francofona-ibérica ha aguantado el tirón de Mortadelo, señor, ha hecho más pasta por copia que nosotros, aunque metimos 400 copias para anularle, señor!!
MING: ¡Maldito gordo! Ni mandando un seperestreno como Mortadelo! Hay que cortarle el vacilón como sea... La semana que viene son los goyas... ¡Ya lo sé, que se caiga, que se caiga al dar los premios! Sí, que se tropiece con la falda de Belén Rueda y se caiga por las escaleras haciendo el ridículo. ¡¡Prepararlo pero ya!!

Tensión Imperial

-LUGARTENIENTE 1: Vaya, parece que el rollo británico está funcionando...
-LUGARTENIENTE 2: Sí, pero se supone que este fin de semana Mortadelo arrasaba, ¿no?
-LUGARTENIENTE 1: Pero no mucho... El gordo se mantiene en segundo puesto, es la hostia. Ming va a pillar un rebote... ¡Ya verás ya, qué mosqueo!
-LUGARTENIENTE 2: Y eso que ya no tiene ni publicidad, ni anuncios, va a pelo...
-LUGARTENIENTE 1: ¡¡Vamos a contarselo al emperador, a ver qué cara pone!!
-LUGARTENIENTE 2: ¡¡Sí, sí, jo, me parto!!

viernes, 25 de enero de 2008

Hasta en la sopa

Bueno, amigos, se acaba una semana realmente agotadora de entrevistas y más entrevistas, pero una semana feliz, al fin y al cabo, porque la pelicula ha sido increíblemente bien acogida y la taquilla ha tenido un arranque fenomenal. Vamos a ver cómo nos defendemos este fin de semana con la entrada de Mortadelo, que seguro que está bien porque la ha dirigido mi gran amigo Miguel Bardem, al que admiro y respeto, y quiero, por encima de taquillas y tonterías. Por cierto, la foto es del pase de "crimen", (pero no de "Oxford") en un cine de Los Angeles.

martes, 22 de enero de 2008

Encuentro mítico 2

Ayer tuve la suerte de estar un rato con Tim Burton... Le recordé que teníamos un amigo común, Larry Karazewsky, y me dijo: sí, me suena, no le conozco personalmente, pero... Y yo le recordé que era el guionista de Ed Wood. Y me dice: perdona, no se lo digas a nadie. Es que acabo de bajarme del avión y estoy un poco mareado... Por favor no se lo cuentes a nadie...

Perdona Tim, pero lo he contado, porque es gracioso. Le pasa lo que a mí, en los estrenos está como ido. Todos somos humanos, afortunadamente. Gran persona, Tim.

lunes, 21 de enero de 2008

Encuentro mítico

Elijah y Guillermo Martinez, el autor de la novela, en casa de mi productora, celebrando el estreno, y despidiendo a Elijah y Pam, que volvían a USA.


Al día siguiente ya se tuvo que volver a Londres, pero esa semana se lo pasó realmente bien. Nos reímos mucho en el estreno. En el photocall.

La entrada.

No se quién es esta gente, pero ahí estaban.

Blasfemadores y foreros en la fiesta

Esto fue en el fiestón posterior. Blogueros y foreros venidos de todas las autonomías del Imperio, perdiendo la razón. Tallafé camuflado entre ellos. Comunión de las partes, por fin.

En el cine

Presentando la película. Además de muchos amigos y familiares, Pedro, Almodóvar, que no salía a un estreno desde Te doy mis ojos, tuvo la delicadeza de venir, y ese detalle me llenó de satisfacción. Verle allí conmigo me alegró la noche. Siempre se ha portado maravillosamente conmigo. No puedo quererle más.

Alegría desmedida

Haciendo el tonto en el photocall. Elijah se abraza a un gigantesco botijo de artesanía cacereña.

Más fotos

Tengo una sonrisa un poco joker, en esta foto. Por cierto, este fin de semana la taquilla ha ido como un trueno. Me cambié de camisa, porque la gente se reía de verme con la misma camisa en toda la promoción. Qué guapa estaba leo, madre de Dios.

sábado, 19 de enero de 2008

El estreno

la foto legendaria. Tanto tiempo, tanto trabajo, ¿quién nos iba a decir que este momento estaría un día en el blog? tres años de blog, compañeros. 2006, 2007, 2008. Tres años para hacer esta foto.

viernes, 18 de enero de 2008


FLASH: A la una del mediodia estaré en el chat de EL PAIS. He dormido un par de horas. Ming se va a cagar cuando nos vea en el bosque, con la nave y toda la mandanga.
PRINCIPE BARIN: Oye Flash, ayer te pusiste hasta el culo... Mira que Ming va a por tí. Te va a pillar un día y ya verás qué marrón.
FLASH: Barin, eres coñazo, pero te quiero.
PRINCIPE BARIN: Ahora lo que tienes que hacer es tirarte en un sofá un año.
FLASH: No puedo, tengo que salvar al mundo.
PRINCIPE BARIN: Eres la hostia, Flash. Por cierto, te huele el aliento a botellín rancio.
FLASH: Barín, quítate las plumas, por Dios.
PRINCIPE BARIN: Jolín Flash, que te oyen los muchachos...

jueves, 17 de enero de 2008

Pase en Barna

Una foto de amigos del blog en barna, Oyejuan y Flatline, míticos. publico solo esta que no tengo más que media hora libre... Faltan unas pocas horas para el estreno y me quedan tres entrevistas.

miércoles, 16 de enero de 2008

Agotamiento total.

Vuelvo de terminar la promoción en Barcelona. De nuevo el cansancio excede lo humano, pero no pasa nada, porque sarna con gusto no pica. Es bueno para la peli, y necesario para el lanzamiento. Maravillosa reacción del público. John y Elijah se están portando como auténticos caballeros, cada dia me asombran más. Qué maravilloso.

Por cierto, mañana es el estreno.

lunes, 14 de enero de 2008

Viajes y prensa

Vuelvo de París y de ahí un viaje relámpago a Bilbao. Acabo de volver y hoy empezamos entrevistas con todos los medios. En París el pase fue de público, no de prensa, una buena política de lanzamiento que utilizan por allí. hacen un pase de público dos meses antes del estreno, pagando, sin invitaciones. Así va el que quiere y el que realmente quiere verla antes que nadie. Después tuvimos un Q&A donde hablamos de la película, elijah y yo. El público reaccionó maravillosamente.

lunes, 7 de enero de 2008


Mañana viaje relámpago a París para promocionar la pelicula que se estrena en marzo, igual que en inglaterra e Italia... Por lo menos estaré acompañado de Elijah, así que nos lo pasaremos bien. También está en París Charly Schmuckler, mi técnico de sonido y amigo de los buenos, con los que iremos a cenar, y los productores franceses de CRIMENES y LA MARCA AMARILLA. Luego quedarán Alemania y el resto del mundo... Creo que todo va a ser muy complicado, a partir de ahora. Después volver y hacer prensa en España hasta el estreno. Y luego, nos queda volver OTRA VEZ a Paris y al resto de países para promocionar el estreno propiamente dicho. Ayer salió un enorme reportaje en EL PAIS. Y una entrevista a John Hurt en EL MUNDO.
¿De dónde sacaré tiempo para el proyecto secreto?

viernes, 4 de enero de 2008

Dialógos en el interior de la nave de Flash

FLASH: Oye, que tengo que deciros que aquí debajo del asiento del copiloto hay algo.
DALE ARDEN: ¿Qué dices? ¡Mátalo, qué asco!
FLASH: parece algo gordo, con barba... Gimotea y se lamenta.
DALE ARDEN: pues en Mongo me han jurado que habían limpiado la nave a fondo.
FLASH: ¡Bicho, fuera!
DALE ARDEN: pero ése es un director de cine, ¿no?
FLASH: sí, me suena... Es Bigas Luna. Venga, Bigas, quítate el peluche naranja.
DALE ARDEN: estos tíos no paran de quejarse. Abre la escotilla y tíralo.
PROFESOR ZARKOV: le conozco. Creo que estrena una película en dos semanas y mírale, de polizonte, disfrazado de Winnie the Pooh...
FLASH: parece uno de esos con globos, que piden pasta en el retiro.
DALE ARDEN: qué vergüenza.

Sexo y cine

Me apetece publicar aqui un texto que escribí para la revista Esquire de este mes.

Digresión absurda antes del estreno
Hace una semana recibí un mail de Daniel Entrialgo que me pedía, para esta revista que tienes entre manos, exactamente esto: “escríbeme un texto de 3.300 caracteres con espacio sobre las cosas que no te gusta ver en el cine, lo que no soportas, los actores que nunca te has creído, los finales que jamás te han convencido, los chistes que nunca te han hecho gracia”. Y claro, la situación es crítica. No me gusta hablar mal del trabajo de otros. No me gusta leer que un profesional, alguien que se dedica a esto del cine, critica a sus compañeros. Me sienta fatal. Los que hablan mal de la gente son los críticos, para eso les pagan. Dedican todo su esfuerzo e inteligencia en poner a parir a los que les rodean, y hablar maravillas de los muertos o de los que viven en un país lejano. Hacen bien. Es su curro. Algunos incluso son buenos, te destruyen con gracia, te aniquilan con estilo. Es como la tortura medieval. Si te arrancan las pelotas con un alicate, confiesas que tu madre es nazi, y tu padre, primo de Goebbels. Sin embargo, prefiero el estilo sutil de la gota cayendo sobre la frente, un pequeño golpe de agua que erosiona tu cerebro de manera imperceptible, pero constante, hasta que pierdes la razón y tú mismo te declaras culpable, arrastrando a toda tu familia contigo. Es curioso, porque por estas fechas me voy a someter a este proceso de tortura con mi nueva película. No es una comedia, no es un thriller, es algo más. ¿Funcionará? Cada vez resulta más arriesgado estrenar, cada vez más difícil sobrevivir. Uno vale lo que vale su último trabajo. Sin embargo, aquí estoy otra vez, ofreciendo mis genitales con alegría. ¿Por qué? ¿Porque soy masoquista? Al margen de que eso pueda ser cierto, la razón fundamental es otra: he rodado una película, he disfrutado y he sufrido haciéndola. El hecho mismo de pensarla, rodarla y montarla es el objetivo. El círculo se ha cerrado y no incluye nada más. Muchas veces lo he comparado con el sexo, en un intento de mostrar gráficamente mis sentimientos con respecto al cine. ¿Hay alguien que después de follar, quiere que le aplaudan? Hombre, siempre hay gente especial, pero a mí, con el hecho mismo de follar, me basta. Con el cine pasa lo mismo. De acuerdo, si matizamos un poquito, quizá lo que diferencia el cine del amor es que después de haber ocurrido, el acto se exhibe en enormes pantallas por todo el mundo. Esta es mi labor, como director: tengo que conseguir que los demás disfruten como yo he disfrutado, explicar lo que siento y lo que cuento con la fuerza suficiente como para que los demás se sientan en mi lugar, entiendan y sufran y acepten mis decisiones. No basta con regalar un enorme acto onanista, no es justo exigir al espectador que haga el esfuerzo de ser como tú. Mi trabajo consiste en generar un código que permita a cualquier espectador disfrutar desde mi punto de vista. A eso lo llamo generosidad. ¿Es posible ser generoso sin que el acto sexual pierda espontaneidad? ¿Se puede hacer el amor sabiendo que delante tuyo hay un cristal y cientos de narices se pegan a él para ver qué ocurre al otro lado? Ese es el meollo del asunto. Vaya por Dios. No he conseguido hablar de lo que no me gusta en el cine, ni de los actores que no me creo, pero al menos son 3.300 caracteres con espacio.

jueves, 3 de enero de 2008

Se acaban las cenas

Esto de las cenas y el jolgorio ya parece que se acaba, y volvemos a la partida. Menos mal, por un lado, porque es imposible despegar a la Navidad de ese sabor agridulce que da el exceso de alegrías. ¿Por qué diablos tenemos que ser tan felices? ¿No podemos vivir tranquilos, sin necesidad de estas pruebas de fuego? Afortunadamente, las cosas vuelven a su cauce. Faltan tan sólo catorce días para el estreno. Catorce días.

martes, 1 de enero de 2008

Ming interroga a un campesino!!!

-Cuéntame, cuéntame, amable campesino, cómo fue la noche vieja...
- Lo de siempre, mi señor. Sidra el Gaitero a mansalva, cohetes a tutiplén, serpentinas, chorradas de plástico en sobre sorpresa.
-¿En qué canal vieron las campanadas?
-En el de Ane Igartiburu, señor. Comentaron que parecía tener un frío de cojones. Después de ver cantar a Bosé, Bisbal y a Bustamante, empezaron a cabecear como ancianos, señor.
-Que Dios bendiga a Bustamante. Osea que cohetes, a pesar de que están prohibidos. Podíamos haberle atrapado en Paracuellos...
-Y hoy se han pasado el día de bajón, tirados en el sofá, viendo películas para niños. Ratatouille, Pixar...
-Qué ordinariez. Con todo el resacón de la sidra.
-¿Puedo marcharme, señor?
-No, cortarle la cabeza. Me molestan estos campesinos chivatillos.