sábado, 16 de diciembre de 2006


Que quede claro. No por mucho madrugar, amanece más temprano. Sin en cambio, al que madruga, Dios le ayuda.

1 comentario:

Chancha dijo...

mmm. bueno...si...podría llegar a ser lógico...