miércoles, 13 de diciembre de 2006

Recce's day


Esta semana estamos repasando las localizaciones con Kiko, el gaffer, Chris, la directora artística (aquí production designer), el location manager, Duncan, el mítico y legendario Daniel, mi asistente y madre adoptiva, Rosa, line producer (mi otra madre), Barrie Mcullogh, mi ayudante de dirección escocés calvo, y la Virgen de los Remedios: todos metidos en una furgoneta de reparto. Ayer nos tiramos más de ocho horas de coche para ir de un sitio a otro. Esto del tráfico en Londres es alucinante. Vamos a ver esto: dos horas de coche. Vamos a ver esto otro: otras dos horas. Lo más duro es que aquí no se para para comer, está mal visto, así que tiramos de sandwich y nos lo comemos en la furgoneta. Me duelen los pies como si me los hubiera pisado La Masa, y el lumbago, o lo que sea que duele ahí atrás. Vamos a rodar en un public college (aqui los privados son los "public") que se llama Harrow, uno de los colegios más caros de Inglaterra, -son como cinco kilos al año llevar al niño para convertirlo en un hijoputa de mayor- y llegar hasta allí me descojona el cerebro. Merece la pena, tenemos dos sitios flipantes para rodar, pero el deterioro diario mella un poquito. Me faltan unos putos pasillos, unos corridors de los huevos que no encuentro en ninguna parte, y espero encontrar hoy, a poder ser antes del sandwich, porque después me entra como una depresión postparto con el tema de haber comido una mierda. Bueno, por lo menos no engordo. En el aeropuerto todo son pegas: si rodamos en laborable, no se puede intervenir nada, y tenemos que rodar con gente de verdad. En festivos nos cierran las tiendas y hay que pagar para abrirlas, y traer figuración, que aquí cobran como marqueses. Pero por lo menos nos cortan los announcements de los vuelos. Si suelto a los actores entre la gente normal, se los comerán. Joder. Bueno, voy a ver si me ducho, que se me ha pegado la almohada al sobaco y no se va ni con agua caliente.

5 comentarios:

Pedro Calleja dijo...

Enrique López Lavigne y Juan Carlos Fresnadillo me contaron que ellos fueron a localizar en metro, porque en coche no les daba tiempo a nada.

Raúl Gutiérrez dijo...

Hola Alex. No nos conocemos, pero nos conocemos o conoceremos. De donde yo vengo se dice que no hay "Guatón" (= Gordo con cariño, jejeje)que no sea sincero, simpático, buena gente, y también bueno pal tintolio. Entiendo eso de los cutres asientos de avión, tengo un buen amigo Catalán que mide 1,93 y pesa 180 kilitos...pa la siguiente cuenta conmigo, que tengo amigos por aquí y por allí.
Un abrazo Alex, siempre me has caído bien...como todos los guatones..jajaja

Fanni dijo...

Hola! Yo me voy de figurante pa' London, que me hace mucha ilusión salir en una peli tuya.

Filcar dijo...

por que no vas a un seminario anglicano para tener tu puta epifanía de pasillos. con tanta furgoneta raspandote el culo, amén de la historia clínica de dolores menstruales, podrías hacer la saga de Scooby Doo.

Teniente Colombo dijo...

Por lo que veo no te has podido llevar a Arri y Biaffra.
Ayer, después de mucho esperar, vi La habitación del pánico y ahora me encuentro con un blog de mi ídolo. Prometo convertirme en fijo y te invito a mi blojjj, en el que varias veces te he mencionado (para bien, por supuesto).